¿Recordáis aquel mito que nos hablaba de una todopoderosa Cleopatra tomando baños de leche de burra para mantenerse eternamente joven y bella? En aquella imagen, reflejada en tantas películas, la última reina de Egipto nos daba lecciones de nutricosmética de las que quizás no nos habíamos percatado.

Efectivamente, el cuidado de la salud y la estética por medio de la alimentación o gracias a productos naturales es tan antiguo como el hombre y su sentido es claro: la belleza es reflejo de un bienestar interior y este se consigue cuidando la alimentación y manteniendo un estilo de vida respetuoso con nuestro cuerpo.

Volviendo a nuestros días, la tecnología y la investigación han permitido a la ciencia avanzar en la elección de los mejores nutrientes, esencias y oligoelementos, su extracción y tratamiento para ofrecernos todas las virtudes de la naturaleza en cómodas dosis que llevar en el bolso y combinar con nuestra rutina. Sus efectos incluyen tanto el refuerzo y rejuvenecimiento de la piel, como el control del peso o la protección de las células de todo nuestro cuerpo.

Los estudios de mercado indican que nuestro país comienza a convertirse en un usuario fiel de esta modalidad de cosmética. Las variedades más comunes son aquellas destinadas a preparar nuestra piel para el sol, pero también son muy populares las perlas o grajeas que refuerzan nuestras uñas y cabello o el tan extendido aceite de onagra, que ya utilizaban nuestras abuelas.

Las mujeres representan la mayor parte del mercado, un 75%. Pero los hombres comienzan a perder la timidez y poco a poco se suman al cuidado desde dentro. En casa, por ejemplo, toda mi familia confía en los beneficios de suplementos como los de JP+. En forma de batidos, sopas, barritas, cápsulas o, incluso, caramelos; sumamos a nuestra rutina lo mejor de la fruta y verdura variada y el poder antioxidante de las bayas.

Venus Lifestyle

¿Cuál es el beneficio, frente a otro tipo de cuidados?

Su acción desde dentro actúa sobre el organismo, protegiendo y nutriendo aquellas células a las que los tratamientos de uso tópico, como cremas, serums o mascarillas, no alcanzan.

Por supuesto, este refuerzo es un complemento esencial de una dieta equilibrada. ¡Que no te cuenten cuentos! Pero la realidad es que esta combinación transforma nuestro día a día de manera extraordinaria.

Observa, cuántos vasos de agua tomas al día, cuántas piezas de fruta. Qué forma tiene tu pirámide de alimentos. No es fácil.  La vida diaria no nos lo pone fácil. Pero es nuestra responsabilidad para con nuestra salud y la de nuestra familia tomar cartas en el asunto, porque, incluso en las dietas más equilibradas y completas, pueden existir carencias. La mejora comienza con un solo paso.

¿Quieres saber más sobre nutricosmética y cómo puedes adaptarla a tu vida? ¿Necesitas retomar el control de tu cuerpo y su salud, con el apoyo de un experto? Escríbeme y me pondré en contacto contigo para estudiar tu caso personalmente. Juntas, encontraremos la solución que necesitas. Palabra de Venus.