Hoy vamos a hablar de uno de esos líquidos que, aun siendo un alimento líquido, tiene mucho que aportar a nuestro organismo. Seguro que te sorprenderás de todos los beneficios que derivan del consumo de la leche de coco.

Debido a su dulce sabor, se utiliza mucho en el ámbito culinario, donde todo depende de la creatividad de cada cocinero: existen cientos de platos y recetas diferentes aderezados con leche de coco.

¿Qué es la leche de coco? Conoce sus propiedades

La leche de coco no es realmente leche, ya que proviene del reino vegetal. Este denominativo le viene por su parecido con la leche animal, aunque sus diferencias a todos los niveles son muchas y muy obvias, empezando por sus aportes al organismo. Como es obvio, este alimento proviene del coco, fruto de la palmera y originario de Sudamérica mayoritariamente. Lo incluimos dentro de las frutas.

Tal como señalamos, la leche de coco procede de este fruto, pero esto puede dar lugar a confusiones, puesto que del mismo vegetal se extrae también lo que se conoce como agua de coco, que no deja de ser el líquido que se encuentra en el interior del alimento. Sin embargo, en lo que respecta a la leche de coco nos estamos refiriendo a algo que proviene de la pulpa del coco al tratarlo, y no a ningún líquido interno. Más adelante explicamos cómo se obtiene.

De nada serviría hablar de estos ingredientes o recomendarlos sin argumentar los porqués de sus beneficios. Podemos empezar señalando que se trata de un ingrediente muy utilizado con dos finalidades: el aumento de la energía, lo cual explicamos más adelante, y la sustitución de la leche animal entre alérgicos, vegetarianos o veganos, puesto que no contiene lactosa.

Las propiedades de la leche de coco están basadas en los beneficios que aportan a nuestro cuerpo al ser ingeridas. Es una bebida muy beneficiosa con propiedades no solo nutricionales, sino también curativas y preventivas.

Riqueza nutricional

La leche de coco es una bebida equilibrada con un alto contenido en nutrientes esenciales, entre los que podemos mencionar:

  • Hidratos de carbono: 100 gramos de leche de coco aportan 5 gramos de hidratos de carbono.
  • Proteínas: 100 gramos aportan 2,30 gr. de proteínas, un contenido mayor que el de otros frutos.
  • Grasas: es una bebida especialmente rica en grasas saturadas, de ahí que su consumo deba ser siempre moderado. 100 gramos de leche de coco aportan casi 24 gr. de grasa, de las cuales 21 gr. son de grasa saturada.

Muy rico en vitaminas y minerales

Además de carbohidratos, proteínas y grasas la leche de coco es una bebida interesante en lo que se refiere a su contenido en otros nutrientes esenciales, como por ejemplo es el caso de vitaminas y minerales:

  • Vitaminas: destaca especialmente su aporte en vitaminas del grupo B, las cuales ejercen importantes funciones nutritivas y energéticas de nuestro sistema nervioso. Entre estas vitaminas podemos mencionar la B1, B2, B3, B5 y B6. También aporta vitamina C.
  • Minerales: es sumamente rico en minerales y oligoelementos, entre los que podemos mencionar el potasio, fósforo, selenio y cromo.

Su contenido en azúcar es bajo

Por su sabor dulce tendemos a pensar que tanto el agua de coco como la leche de coco presentan un altísimo contenido en azúcares. Sin embargo, no contiene glucosa ni fructosa, a pesar de su sabor dulce. De hecho, solo posee un 2% de azúcar.

No contiene lactosa

Como de buen seguro sabrás, cada vez es mayor el número de personas que sufren de intolerancia a la lactosa, una intolerancia al azúcar de la leche que impide su adecuada y correcta digestión, por lo que el consumo de lácteos ricos en este compuesto tiende a causar problemas digestivos y estomacales.

La leche de coco es un buen sustituto de la leche de vaca, principalmente porque no contiene nada de lactosa. Por este motivo se ha convertido en una excelente opción para los veganos, ya que no solo es útil para elaborar batidos, sino que puede ser utilizado como alternativa para hornear deliciosos pasteles y panes.

Protege al cuerpo de infecciones y virus

La leche de coco es rico en ácido láurico, un ácido graso saturado de cadena media que se convierte en un compuesto conocido como monolaurina, el cual destaca por ser un antibacterial y antiviral, actuando como protector de nuestro organismo frente a infecciones y virus.

Contraindicaciones de la leche de coco

De las contraindicaciones de la leche de coco hemos de mencionar, como siempre, las posibles alergias que pueda generar en algunos consumidores, aunque en este caso se trata de un problema que en realidad es muy poco frecuente.

Dicho esto, lo que más se puede destacar en cuanto a sus aspectos negativos es, cómo no, su alta concentración en grasas saturadas, pues presenta uno de los niveles más altos a este respecto entre los productos vegetales.

El abuso de este producto, igual que en cualquier otro caso, puede ofrecer también algunos efectos secundarios como puede ser el estreñimiento, pero lo cierto es que, lejos de lo que se hace ver desde algunos sectores, mientras no existan abusos, este alimento nos resultará francamente positivo.

Se señala también la existencia de otros factores negativos que no se refieren, ni mucho menos, al propio producto en sí, sino a algunas posibles consecuencias de su procesado o su envasado. Pero ya se sabe que cuanto más natural, mucho mejor, por lo que no vamos a culpar al alimento de las contraindicaciones del trato humano.

No engorda tanto como se piensa

Este alimento también genera un gran debate en lo respectivo al tema de si es útil para adelgazar o si por el contrario engorda a sus consumidores.

Si bien en otros casos hemos señalado al ingrediente de turno como un potente adelgazante -en mayor o menor medida-, no podemos hacer lo mismo con la leche de coco. ¿Entonces, la leche de coco engorda? Tampoco hemos dicho eso.

Se suele pensar que la leche de coco y el coco en general engordan muchísimo debido sobre todo a su alto contenido en grasas saturadas.

Sin embargo, al ser más rico en ácidos grasos saturados de cadena media, sus grasas se metabolizan más rápidamente como energía en nuestro hígado, de manera que es menos probable que se almacenen.

De hecho, tienden a ser rápidamente metabolizadas en nuestro organismo, convertidas en energía y por tanto nunca se convierten en grasa corporal (como por ejemplo sí lo harían las grasas insaturadas vegetales de las oleaginosas).

Por un lado, estamos tratando con un alimento que indiscutiblemente sube los niveles de colesterol a sus consumidores. Ahora bien, ¿colesterol “bueno” o “malo”? Los dos; así nos presenta la leche de coco su primera encrucijada. Pero la cosa no queda ahí, ya que, siguiendo en la misma línea, el propio colesterol es, en parte, consecuencia de la ingesta de grasas saturadas -como lo son las de este fruto- que generalmente engordan, es cierto; sin embargo, también aporta fibra y carbohidratos que ayudan a acelerar la digestión, y se trata de un ingrediente saciante, por lo que reduce el ansia por seguir comiendo.

¿Conclusión? Precisamente por su contenido en grasas saturadas su consumo debe ser moderado y nunca a diario, aunque no hay duda que se convierte en una opción natural muy nutritiva

Otros beneficios de la leche de coco

Los beneficios de la leche de coco no se quedan únicamente en los efectos de su ingesta, puesto que también son muy útiles en otros tipos de usos, como pueden ser el higiénico, el cosmético o el capilar. De sobra conocidos son los perfumes de coco y los cosméticos con algunos componentes que se extraen de este fruto, pero también existen, por ejemplo, tratamientos capilares para el fortalecimiento del pelo o la prevención de la calvicie que no son tan populares como los anteriores.

Cómo se prepara la leche de coco

¿Sabías que no necesitas comprar la leche de coco? Puedes hacerlo tu mismo! Es más, siempre que puedas preparar tú mismo la leche de coco, hazlo; siempre será más saludable que cualquier producto elaborado y además, ¡seguro que hasta te sabe mejor!

Se trata de algo tan sencillo como rallar la pulpa del fruto, mezclarla con agua -y con algún endulzante si te gusta muy dulce, algo menos recomendable porque además de que el coco ya es dulce de por sí, estarías añadiendo otros productos a tu dieta- y mezclarlo en una licuadora hasta que quede bien líquido, para terminar colándolo con ayuda de cualquier filtro o colador, valga la redundancia. Ya tienes tu leche de coco preparada, pero ¿cómo puedes tomarlo?

Usa tu creatividad. La leche de coco es un alimento que sirve para prácticamente cualquier tipo de plato, ya sea dulce o salado, como bebida al natural o mezclada con otros ingredientes, cocinado o crudo e incluso como componente de muchas salsas. Eso sí, recuerda siempre que se trata de un alimento que requiere de un poco de moderación en su consumo.

Dónde comprar leche de coco

Hoy en día podrás encontrar este producto en España o en Europa sin la menor de las complicaciones. Hace tiempo que la leche de coco se puede encontrar prácticamente en cualquier supermercado, herbolarios y tiendas especializadas, más todavía desde que la oferta para los alérgicos a la lactosa se ha incrementado notablemente.

¿Y tú? ¿Ya lo has probado?