No es fácil planificar qué haremos con nuestros hijos durante el verano. Son muchas horas y días libres. Casi tres meses para descansar, estar en familia, poder ir a la playa o el campo. A pesar de que significa poder levantarse unas horas más tarde y relajar los hábitos y rutinas diarias, para muchas mamás se vuelve un verdadero suplicio el mantener a sus hijos ocupados y entretenidos todo el día.

Sin embargo, quisiera recomendar a todas las mamás que traten de llevar a sus hijos a espacios abiertos en las primeras horas del día. Los niños se despiertan llenos de energía y no puedes pretender que estén quietos y tranquilos en un lugar pequeño. Cuando dejas que gasten toda su energía en las primeras horas de la mañana, el resto del día van a estar más tranquilos en casa.

¿Cuáles son las mejores actividades para realizar en conjunto y mejorar los vínculos?

Primero que todo, es importante tener en claro que las actividades para los menores deben ser seguras, divertidas y educativas, porque son parte de sus habilidades de aprendizaje durante la etapa de niñez. La mayoría de los niños no son conscientes de los peligros en su zona de juego, es por eso que deben ser supervisados por un adulto.

Los niños suelen ser juguetones. Es durante este tiempo de desarrollo cuando empiezan a sentir curiosidad por las cosas que los rodean, una manera de ayudarles a desarrollar su mente y su cuerpo es a través de actividades divertidas que puedan hacer junto con sus padres. A continuación detallamos una serie de ideas que pueden ayudarte a planificar el verano en casa:

  1. Elaborar un diario de verano. Algún momento del día puede destinarse a lo que hemos hecho esa misma jornada (o la jornada anterior, si lo hacemos por la mañana). Podemos utilizar hojas o alguna libreta o incluso elaborar nosotros mismos el diario. Con espacio para que dibujen los peques o pongamos alguna foto.
  2. Recetas con niños. En el súper pueden escoger los ingredientes para la comida, una comida que ellos mismos puedan preparar. Os dejamos muchas ideas para cocinar con los niños, además de un montón de recetas refrescantes para el verano.
  3. Una manualidad al día. Disfrutar de las manualidades con niños es pan comido. Además, tendremos como resultado un bonito recuerdo para regalo, para adorno o simplemente para guardar. ¡Lo importante es el tiempo que pasan creando y aprendiendo! En nuestra sección de manualidades encontraréis muchas ideas. Puedes colorear con él, pintar libros, esculturas en yeso, entre otras tantas actividades de este tipo que los ayudarán a mejorar sus habilidades visuales. Asegúrate de que los lápices, témperas, etc. no sean tóxicos. No dejes a los niños trabajar por su cuenta. La ingestión de lápices de colores es peligroso para su salud.
  4. Actividades de movimiento. Juegos de pelota, sube y baja, seguir al líder, perseguir la luz de una linterna (para los más pequeños)… son excelentes actividades para mantener a tu hijo en actividad física. Este tipo de tareas mejora la movilidad y la fuerza de los huesos, así como ayuda a impulsar su energía.
  5. Paseos y excursiones. Puede que no salgamos de vacaciones, pero si tenemos tiempo libre hay que aprovechar el buen tiempo para hacer paseos y excursiones con los niños. Siempre hay que seguir los consejos de seguridad para estas salidas, para que no tengamos ningún contratiempo y que la jornada sea inolvidable, porque pasear con ellos es muy gratificante y aprenden muchísimo. La piscina, el parque, las afueras buscando tesoros… son lugares ideales cuando no haga demasiado calor.
  6. Hacer ejercicio, practicar algún deporte. Saliendo a pasear ya practicamos una actividad física excelente, pero también podemos hacer otro tipo de ejercicio. Marcarnos una tabla en casa, o durante los paseos, ir a nadar, hacer bicicleta… Hay muchas maneras de que funcione el corazón y nos mantengamos en forma con nuestros hijos. Eso sí, precaución con el sol, con el calor y con las horas centrales del día.
  7. Una guerra de agua. Tal vez no se pueda hacer todos los días, pero si se dan las condiciones apropiadas podemos hacer una fiesta refrescante con agua para aliviar los rigores del calor. Jugar con los mangueras, con  bombas de agua… mejora su estructura ósea y fortalece su movilidad y la energía.
  8. Un rato de lectura. Incentiva y anima a tu hijo a tener amor por la lectura. Llévalo a una librería local, acércate a la sección de acuerdo a la edad de tu hijo y permítele a él que elija su propio libro con la ayuda de un asesor que encuentres en la tienda. La lectura alimenta el vocabulario, amplía la imaginación, refuerza rutinas de disciplina y permite pasar momentos de tranquilidad y concentración mental. Procura leer junto a tu hijo, no lo dejes leyendo solo, necesitará tu apoyo, resolver dudas y a la vez pasaréis ratos juntos y mejorará la relación entre ambos. Prueba la primera vez con 15 minutos y si crees que su nivel de atención se los permite, pásate entonces a 30 minutos al día. Si tienes varios hijos entonces elige un libro de interés para todos, léelo tú en voz alta y después haz que comenten y compartan entre hermanos lo que lograron sintetizar de la lectura.
  9. Un poco de música. La música es un amplio universo de gustos y ritmos que pueden hacerte pasar un rato animado acompañado de coreografías para cada uno de estos ritmos, desde la clásica música para pequeños, hasta la música de artistas del momento en la rama del pop, hip-hop, jazz, blues, clásica, salsa u otros estilos te permitirán pasar un rato divertido. Esto te ayudará a conocer los gustos musicales que está adquiriendo tu hijo, bailar juntos y comentar el contenido de las letras musicales. La música despierta emociones y permitirá que tu hijo exprese su personalidad y pierda el miedo escénico. También están las academias de baile locales, donde puedes inscribir a tu hijo si crees que no tendrás tiempo para estar en casa durante esta temporada, o bien si tú trabajas fuera de casa. Les ayudará a conocer gente nueva y ofrecen una gran variedad de estilos de baile que pueden ir descubriendo y a la vez ejercitándose.
  10. Cine en familia. El cine es un arte de entretenimiento y a la vez educativo dependiendo de la elección que hagas. Pregúntale a tu hijo qué película le gustaría ver en casa o bien en el cine, revisa la cartelera y elegid algo de acuerdo a su edad. Te sugiero que instituyas el día de películas en casa o en el cine, de modo que puedes compartir esta actividad también con tu pareja. Si decides que sea en casa entonces trata de poner un horario para la misma, prepara palomitas de maíz, apaga las luces y finge un cine en casa. Si decides ir al cine trata de hacerlo también en un día y horario de función específico para que con ansias tus hijos esperen el día. También puedes ayudarles a disfrazarse del personaje favorito que aparecerá en escena para que estén más animados a ver la película.
  11. Juegos de mesa. Excelentes establecedores de reglas, metas y límites para ser jugados, esto ayudará a que en la vida tus hijos sepan que hay reglas para todo y que al cumplirlas tendrán las de ganar. Aunque a veces toca perder. Te sugiero que instituyas un día de juego en familia y trates de cambiar de juego cada semana de modo que tengas 2 ó 3 diferentes y así ellos estarán motivados no por lo mismo que puede hacerles perder el encanto luego de haberlo completado. Procura juegos de estrategia, diversión, dibujo, música, mímica, manejo del dinero, palabras y otros.
  12. Aprendizaje divertido. Lavarse los dientes, cepillarse el pelo y otras rutinas de higiene personal que incluye la sensibilización sobre sus actividades personales. En este tipo de actividad no se debe insistir, hay que tratar de que a medida que van aprendiendo, puedan ir divirtiéndose, pues de esta manera lograrás el objetivo y los enseñarás a que sus debes y responsabilidades pueden ser entretenidas.

Todo es cuestión de fijar horarios para cada actividad y te aseguramos que ocuparás el día completo en actividades divertidas para toda la familia y te permitirán pasar ratos de armonía con tus hijos. Recuerda que lo importante es que tú compartas tiempo con ellos, pero calidad, porque ellos así recordarán lo bien que lo pasaron con sus padres.

Y si eres una madre que trabaja fuera de casa no te preocupes porque también puedes compartir estas actividades con la persona que está a cargo de tus hijos.